La agrupación de pueblos y aldeas de los señoríos de los cinco Linajes, la Iglesia y el Concejo formó lo que se denominó "Universidad de la Tierra de Arévalo", organizada en unidades subcomarcales que se llamaron Sexmos. Ya existían antes, pero la primera noticia es del año 1219 y durante su existencia conocieron diversas reorganizaciones.

Con fines administrativos, de organización, defensivos y recaudatorios, fueron el fundamento de la independencia y fuerza de los Concejos Castellanos.

Un aspecto sumamente interesante es la separación para todos los efectos del Arrabal. La Villa era considerada únicamente lo comprendido dentro del recinto murado.

El Arrabal fue tomando pujanza de población y economía gracias a sus importantes mercados, y formó parte de la Tierra, como el paradójico "séptimo sexmo". La Tierra de Arévalo, como comarca natural no se ajustaba a los límites provinciales de la actualidad.

En 1480 elige su primer Procurador y celebra Junta en la Sala de Santa Catalina, el "Corral de Comedias"; salió elegido por tres años Yuste Jimén, de profesión platero. Desde entonces, el Arrabal asistía con su Procurador a las Juntas de los Sexmos..

En 1494 los Procuradores de la Tierra y el del Común del Arrabal, entran y toman asiento en el Concejo, junto al Común de la Villa. Pero la Villa y el Arrabal no se unificaron hasta bien entrado el s. XVIII.

El Sexmo de La Vega, se reunía en San Cristóbal; el de Aldeas, en Castellanos; el de Sinlabajos, en Palacios de Goda; el de Rágama, en Rasueros; el de Orbita, en Montuenga; y el del Aceral, en Nava de Arévalo; y cada uno llevaba sus libros.

Tenían como única propiedad la "Casa de los Sexmos" de la Plaza de la Villa, trasladada al nuevo edificio de la Plaza del Real en 1517, quedando la anterior como "alojería" de Procuradores; y la "Casa del Peso Real" o "Carnicería" en la Plaza del Arrabal.

Y en ellas, su importante archivo histórico, que se perdió; pero desde el s. XV, conocemos muchos privilegios que a lo largo de su historia les fueron concedidos.

Organización de la tierra: los Sexmos